¿Porqué meamos más cuando hace frío?

Mis compañeras de equipo, se han dado cuenta que en invierno tienen más ganas de ir al baño a mear. Querían saber si existe alguna explicación científica a esto, y aquí la tienen. 

En primer lugar, hay que saber que nuestro organismo recibe una cantidad de líquido al día que no proviene tan sólo del agua que bebemos, también de los caldos, infusiones, cafés, otras bebidas y alimentos con gran cantidades de agua. Todo este líquido se tiene que eliminar, ya que el cuerpo no lo necesita para seguir funcionando. Lo puede hacer por dos vías: 

  • a través del sudor 
  • a través de la orina 

Cuando hace frío, nuestro cuerpo tiene menos sudoración, ya que no genera tanto calor y tanta energía. Por esto, el riñón empezará a trabajar más para eliminar el exceso de líquido a través de la orina. De ahí viene que en invierno vayamos más al baño que en verano, a pesar de beber menos líquido. 

¿Qué recorrido hace el agua que bebemos? 

Puede seguir dos caminos: 

  • Líquido hacia la vejiga: el agua que ingerimos es absorbida por el aparato digestivo y pasa a la sangre. Si hay demasiada agua en la sangre, los riñones lo detectan y actúan, capturando parte de esta agua y filtrándola hacia la vejiga para que se elimine con la orina, juntamente con otras sustancias de desecho. 
  • Líquido hacia la piel: la otra forma de eliminar el agua es con el sudor. Muchos procesos del cuerpo requieren energía (caminar, correr, hablar, pensar…) y el consumo de energía produce calor, aumentando la temperatura general del cuerpo. Para evitar que la temperatura sea muy alta y ponga en peligro el funcionamiento del organismo, el cuerpo usa el sudor como sistema de enfriamiento. Por esto, cuando sudamos mucho, orinamos menos. 

¿Cuándo debe preocuparnos el “exceso” de orina? 

Si durante todo el año nos despertamos siempre para orinar en la noche (no solo en invierno) o bebiendo poco líquido vamos mucho al baño, podrían ser síntomas de que hay algún problema. 

En cambio, si orinas mucho cuando hace frío o cuando bebes mucho líquido, tu cuerpo está funcionando perfectamente bien. 

¡Cuidado con las infecciones de orina! 

Los cambios de temperatura son un factor de riesgo para las infecciones en las vías urinarias (cistitis). Las bajas temperaturas, el frío, no es nada beneficioso. Sobretodo las mujeres entre 20-60 años tienen más posibilidades de padecer infecciones en invierno, cuando las bacterias de la vejiga encuentran ventajas para sobrevivir y reproducirse. 

Cuida tus riñones! 

Es muy importante mantener el aparato urinario sano durante nuestra vida. Por esto, es recomendable: 

  • Beber aproximadamente 1L y medio de agua al día: se debe ingerir el líquido en pequeñas cantidades para tener el cuerpo bien hidratado durante todo el día. 
  • Evitar comidas picantes, excitantes y alcohol 
  • Saber orinar, la educación miccional es muy importante. Aunque nuestra vejiga tiene mucha capacidad, no es bueno estar muchas horas sin orinar, hay que ir al baño a menudo y no apurar cuando ya no podemos más. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s